el proyecto lengua de señas maya yucateca

tiene como objetivo, por una parte, documentar la lengua de señas maya yucateca y por otra investigar los rasgos específicos de su desarrollo y su gramática.

  • proyecto de documentación

    El proyecto nació por la preocupación de registrar los contextos en los que todavía se usa la LSMY, una lengua de señas dos comunidades distintas en la península Yucateca en grave peligro de desaparición.

    el equipo

    Conozca a los miembros del Proyecto LSMY.

    Los vocabularios

    Acceda a los vocabularios de Nohkop y Chicán.

    eventos, difusión y publicaciones

    Conozca nuestro trabajo y siguenos en los próximos eventos

    El proyecto

    El proyecto Lengua de Señas Maya Yucateca tiene como objetivo, por una parte, documentar la lengua de señas maya yucateca y por otra investigar los rasgos específicos de su desarrollo y su gramática.
    La documentación se lleva a cabo en varias comunidades de habla en la península de Yucatán, a través del registro de varios tipos de datos en video: elicitaciones con o sin presentación de estímulos, léxico, narraciones y conversaciones naturales. Asimismo, se llevan a cabo entrevistas con los parientes de los sordos y señantes bilingües de la Lengua de Señas Maya Yucateca.

    El origen del proyecto

    El proyecto empezó de manera informla en el 2009 con un apoyo del Max Planck Institute for Psycholinguistics de Nijmegen (Holanda). En 2013, se vuelve con el apoyo del CIESAS y del INALI, un proyecto de documentación con un equipo que ha sido aumentando y múltiples producciones científicas. Hasta la fecha, el proyecto es coordinado por el Dr. Le Guen y cuenta con varios integrantes (ver Los miembros del Proyecto LSMY).

    Los objetivos del proyecto

    El proyecto nació por la preocupación de registrar los contextos en los que todavía se usa la LSMY, una lengua de señas que se usa en varias comunidades en la península Yucateca yque se encuentra en grave peligro de desaparición. Uno de los fines del proyecto es rescatar registros de la LSMY pero también asegurar que el registro de material pueda ser usado para incrementar nuestro conocimiento respecto a las lenguas originarias de México tanto en el aspecto lingüístico como sociológico. En este sentido, el enfoque con el que se propone estudiar la LSMY, espera obtener material de estudio para entender y explicar de manera coherente las ‘curiosas’ similitudes que estas dos comunidades lingüísticas presentan. Para llevar a cabo el proyecto, se pretende hacer uso de tecnologías modernas por un grupo de expertos y hablantes tanto de maya hablantes como de LSMY.
    El proyecto de documentación tiene de carácter innovador en tanto que pretende crear acervos digitales que registren el patrimonio lingüístico y cultural de México: la LSMY, una lengua originaria en contacto extremo con otra lengua originaria, la lengua maya yucateca. Se considera que este trabajo pueda resultar de beneficio para el desarrollo científico en México en general y de las comunidades lingüísticas en particular.
    La documentación de LSMY también contribuye a la documentación lingüística así como a la descripción tipológica de las lenguas del mundo, es decir a la lingüística en general, y a la descripción de las lenguas de señas en particular. La emergencia de distintas lenguas de señas de manera ‘espontánea y aislada en contextos rurales son sin duda una oportunidad única para el estudio de la emergencia del lenguaje humano.
    La existencia de nueva lenguas y la comparación de lenguas de señas emergentes en comunidades distintas nos proporciona una oportunidad única para tratar de responder a las siguientes preguntas fundamentales: ¿Cuál es la característica universal del lenguaje humano?, ¿Qué características de la estructura del lenguaje es particular de lenguas con modalidad viso-espacial? y ¿Hasta qué punto, el contexto sociocultural tiene influencia sobre lenguas de señas emergentes?

    La filosofía del proyecto

    El Proyecto LSMY tiene como primera meta describir el lenguaje de señas. Para ello, es fundamental también para los miembros del equipo estar muy cerca de la vida cotidiana de los señantes. Por lo tanto conducimos mucha etnografía participantes, es decir que concebimos el trabajo de campo como estancias largas y/o frecuentes, conviviendo con la gente diariamente. Asimismo, consideramos de suma importancia integrar a los señantes en el proceso de documentación. Por lo tanto tenemos a varios miembros de la comunidad involucrados en el trabajo de grabación, transcripción y traducción. Para ello, dedicamos mucho tiempo a la formación de estos miembros, dándoles asesorías del uso del programa Elan, clases básicas de lingüística, y asesorías diversa respecto al uso de los materiales de grabación.
    Siguiendo esta filosofía, quisimos que los miembros del Proyecto presentaran ponencias en el Coloquio Internacional de las Lenguas Emergentes que con el apoyo del INALI, tuvo lugar en la ciudad de México en septiembre del 2015. Aunque fue un esfuerzo grande prepararlos debido al nivel de exigencia de un congreso internacional, fue una satisfacción ver que aun siendo muy jóvenes y/o estudiantes, lograron exponer y responder a las preguntas de investigadores de nivel internacional. Esto, gracias al conocimiento que tienen no solo de la lengua sino también de su trabajo y aportación al proyecto, su desarrollo e involucramiento en el proyecto. En el congreso presentaron los siguientes miembros: Rodrigo Petatillo Chan, Rebeca Petatillo Balam y Rossy Kinil Canché, Olivier Le Guen, Josefina Safar y Lorena Pool Balam.

    Finalmente, es de recalcar que en el proyecto usamos solo el maya y la LSMY y nunca el español. Esta decisión no es solo porque el equipo se conforma de mayeros y señantes, y son las lenguas más naturales para los nativo hablantes,  sino es también una manera de ganar espacio para estas dos lenguas indígenas. Es importante señalar que a nivel de políticas lingüísticas generales, también se puede decir que es una manera amigable pero eficiente de evitar una forma de colonialismo en la cual los investigadores imponen una lengua que no es la de los colaboradores.

    La lengua de señas maya yucateca

    La lengua de señas maya yucateca es definida de la siguiente manera: "La lengua de señas maya (o LSMY) es un lenguaje señado que se desarrolla en una comunidad de habla maya yucateca", es decir que emerge de manera espontánea en comunidades mayas yucatecas donde nacen personas sordas. Este contexto particular implica que los señantes de LSMY comparten un mismo trasfondo cultural con los hablantes de maya yucateco. Por lo mismo, se puede considerar que el maya yucateco y la LSMY son dos idiomas en contacto intenso (existen por ejemplo varios calcos lingüísticos desde el maya yucateco a la LSMY). En las varias comunidades donde se condujo este proyecto, se llevaron a cabo encuestas y la mayoría de los señantes resultaron ser hablantes de maya yucateco (ocasionalmente también de español). En resumen, la LSMY fue creada para el beneficio de una minoría de personas sordas y usada por un gran número de personas que se relacionan con ellos. Al considerar los rasgos sociológicos, se puede calificar la LSMY como lengua de señas pueblera (ver Le Guen, en prensa, "Emerging Sign Language of MesoAmerica"). En el nivel tipológico, la LSMY es una lengua aislada. Aunque está en contacto intenso con el maya yucateco (en particular con los gestos co-verbales usados en esta lengua), se trata sin embargo de una lengua diferente y no de una versión señada del maya hablado. Con lo registrado hasta el momento, se puede ver que el conjunto de comunidades de habla estudiada, en Chican y Nohkop en particular, muestran rasgos lexicales y gramaticales muy semejantes entre sí.

    APORTACIÓN DEL PROYECTO A LA CUESTIÓN DE LA VARIACIÓN DIALECTAL

    Gracias al apoyo del INALI el Proyecto LSMY ha podido investigar varias comunidades de habla. Inicialmente Chicán y Nohkop pero más recientemente también Trascorral, Cepeda, y Chemax. En estas comunidades se han conducido varios tipos de grabaciones, pruebas y observaciones que nos permiten ahora estar más ciertos respecto a que estas lenguas de señas se relacionan. Le Guen (2012, en proceso) propone que la comunicación multimodal de los mayas yucatecos junto con una actitud positiva hacia la sordera entre los mayas propicia la creación de idiomas señados. En varios trabajos (publicados y en proceso) muestra es que varios tipos de gestos convencionalizados como los "gestos citables" o también llamados "emblemas" (que tienen en una forma y un significado estable), representan para ambas comunidades (Chican y Nohkop), una base para el léxico de la LSMY. Una comparación de los léxicos de Chican y Nohkop (hecho a base del vocabularios productos del Proyecto y que están en línea ) muestra que las señas que provienen de estos tipos de gestos son similares en ambas comunidades. En realidad podemos proponer que potencialmente los gestos citables van a ser reclutados para crear un léxico básico en cualquier lengua de señas que se desarrollará entre los mayas (aunque cabe señalar que muchos de estos gestos no son únicamente usados por los mayas sino entre muchos otros grupos en México y Guatemala). Otro tipo de gestos son los gestos icónicos (que podemos considerar como semi-convencionalizados) y que tienen una relación evidente (culturalmente), entre su forma y el referente. Después de un proceso de formalización, estos gestos, se vuelven señas en la LSMY. Aun cuando existe mayor potencial para variación entre las comunidades, debido a una menor convencionalización, es de recalcar que en muchos casos atestiguamos estrategias semejantes que llegan a crear señales idénticas o que por lo menos permiten una inter-comprensión entre señantes y oyentes. Trabajos conducidos por Josefina Safar y Rodrigo Petatillo han mostrado cómo muchos gestos de los hablantes son semejantes en la lengua de señas y cómo hablantes de maya yucateco y señantes de la LSMY tienen intuiciones semejantes al momento de crear señas no-verbales (Safar, en prep y Petatillo, coloquio LSE 2015). El trabajo de Josefina Safar (estudiante de doctorado de la universidad de Estocolmo, Suecia dirigida por J. Mesh y O. Le Guen) está diseñado para comparar variantes de diferentes comunidades en las cuales se usa la LSMY y hallar en qué dominios léxicos existen variaciones. En sus primeros avances (congreso LSE 2015), muestra cómo en ciertos dominios que no están convencionalizados en los gestos de los hablantes de maya yucateco como los números y los colores, existen estrategias a veces muy diferentes. Aun cuando este dato muestra que existen diferencias, también apoya a la hipótesis que la comunicación multimodal de los mayas yucatecos y su uso muy consistente de gestos es efectivamente un sustrato para la creación de señas en la LSMY. En la actualidad, tenemos muchos trabajos en curso (ver sección 2) que nos permitirán pronto tener un panorama más amplio y preciso sobre estos procesos.